Indómito

Le hallé en la oscuridad. Tras mucho tiempo rugió con la contundencia de una tormenta estival. Con fuerza despertó tras un largo letargo frío y áspero como el invierno. Tras noches conformándose con el agua que fluía por las cloacas. Tras resacas que duraban estaciones enteras. Se levantó lleno de cicatrices, como quien vuelve de una guerra sin volver a ser el mismo jamás. Pero allí estaba, indómito. Con la vitalidad de un niño y la rigidez de un adulto. Caprichoso, colocando estas letras a su antojo. Flotando dentro de una piel que había perdido brillo. Bailando sobre un nombre que suena como un latido. Aquí estás de nuevo, bombeando, haciéndote notar tras tanto tiempo. Antes te limitabas a mantenerme con vida, ahora también me has hecho sentir vivo. Hoy volvemos a ser electricidad. Salvajes humanos en lugar de hielo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s